“¡EMIGRÉ PARA SALVAR MI VIDA!”

“¡EMIGRÉ PARA SALVAR MI VIDA!” Janaina Santos – Servicio Jesuita a Migrantes y Refugiados Brasil – Provincia de Brasil [De la publicación “Jesuitas 2023 – La Compañía de Jesús en el mundo”] Proyecto «Todas importan» del SJMR Brasil para la inserción de mujeres refugiadas en el mercado de trabajo mediante cursos de formación y cualificación profesional. Superviviente de violencia de género, la refugiada Gisele Mpia (35) se vio obligada a abandonar la República Democrática del Congo y hace cinco años eligió Brasil como su nuevo hogar. Una de los cientos de mujeres beneficiadas por las acciones de integración socioeconómica del Servicio Jesuita a Migrantes y Refugiados Brasil, Gisele ahora tiene su propio negocio en el área de belleza y es embajadora del proyecto «Todas importan». «Me vi obligada a emigrar de mi país para sobrevivir a la violencia de género, pero como forma de resistencia y resiliencia, traje la técnica del trenzado del Congo. Cuando llegué a Brasil, no tenía ninguna fuente de ingresos, pero necesitaba comer y comprar artículos de primera necesidad. Entonces, comencé a hacer trenzas, que es un peinado de origen africano y lleva un bagaje ancestral muy fuerte para los negros. Sin embargo, tenía poco conocimiento sobre cómo convertir este servicio en ingresos. Tampoco tenía los materiales para empezar a producirlos. Fue en ese momento que conocí al SJMR Brasil. Al ser atendida, escuché por primera vez sobre emprendimiento, registro profesional, recursos financieros y varias otras cosas de las que nunca había oído hablar. Fue el comienzo de una nueva historia para mí», recuerda Gisele. Cuando nos ocupamos de la migración forzada, especialmente en el contexto de las mujeres, nos estamos refiriendo necesariamente a un conjunto de indicadores sociales que las atraviesan. La desigualdad socioeconómica que impregna las diferentes realidades del territorio brasileño se suma al desafío de ser mujer, migrante o refugiada y, sobre todo, negra. Además de enfrentar barreras culturales y lingüísticas, son ellas las que tienen la trayectoria más desafiante en el contexto migratorio, siendo violentamente afectadas por el racismo y el machismo arraigados en Brasil. La pandemia del Covid-19 ha sido aún más devastadora para las poblaciones vulnerables, agravando aún más la situación de las mujeres migrantes y refugiadas. La mayoría sobrevive en la informalidad y muchas de ellas perdieron sus medios de subsistencia. Ante este escenario de vulnerabilidad, el SJMR Brasil viene trabajando para la inserción de estas mujeres en el mercado de trabajo, invirtiendo en cursos gratuitos de formación y cualificación profesional, pero también incentivando iniciativas de emprendimiento y apoyo en el desarrollo de su propio negocio, como el proyecto «Todas importan». El objetivo es fortalecer iniciativas en las áreas de género, etnia, representación, así como promover cambios estructurales necesarios para la sociedad. La acción pionera también incentiva a las personas migrantes que deseen invertir en su propio negocio, con kits de iniciación profesional y diversas acciones para apoyar y fortalecer la cultura emprendedora entre las mujeres. «El proyecto “Todas importan” es un paso significativo en el empoderamiento, la creación de redes y la visibilización de la vida de las mujeres negras que buscan reiniciar sus vidas en Brasil. Nosotras somos invisibilizadas, sufrimos el racismo y la dificultad de entrar en el mercado laboral brasileño. Iniciativas como estas son logros esenciales para nuestras historias, que ya están marcadas por diversas luchas y transgresiones de la violencia que sufrimos», comenta Gisele Mpia. En 2022, 60 mujeres negras migrantes y refugiadas de diferentes nacionalidades fueron apoyadas y beneficiadas por el proyecto «Todas Importan». La primera edición tuvo lugar en Belo Horizonte (Minas Gerais), con la formación de 40 mujeres. En la capital de Rio Grande do Sul, Porto Alegre, en la segunda etapa del proyecto, otras 20 migrantes participaron de la formación profesional. «Con el apoyo de SJMR Brasil, tuve la oportunidad de tomar cursos de emprendimiento, gestión financiera, marketing, entre otros. Aumenté mi red de contactos y hoy me siento más segura para presentar mi negocio. También tuve el apoyo financiero de SJMR, quien invirtió en mí y creyó en mis habilidades. Mi sueño es que mi negocio crezca y que yo tenga las “puertas abiertas” de mi propio salón de belleza. Y con el SJMR de mi lado, ningún sueño es imposible», comenta la congolesa. Hoy, viviendo en Belo Horizonte, Gisele trabaja con peinados afro y varios tipos de trenzas. La refugiada también es artesana y produce accesorios como aretes, collares, pulseras y camisetas con telas africanas de colores vibrantes, traídas directamente del Congo. Además de su presencia en Belo Horizonte y Porto Alegre, el SJMR Brasil está ubicado en Boa Vista (Roraima), Florianópolis (Santa Catarina), Manaos (Amazonas) y Salvador (Bahía), y la oficina nacional está ubicada en Brasilia (Distrito Federal). A través de la prestación de varios servicios gratuitos, miles de personas ya se beneficiaron de las intervenciones de emergencia de SJMR Brasil, en las áreas de protección social, documental y legal, inserción laboral, cursos de lengua portuguesa, capacitación profesional, además de apoyo psicosocial y pastoral. Hoy, el Servicio es referencia en la atención de migrantes y refugiados en el país, manteniendo alianzas con organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, nacionales e internacionales.
Siga em nossas redes sociais