Cooperação na pandemia: voluntário Entreculturas compartilha experiência no SJMR Boa Vista

Home / Boa Vista / Cooperação na pandemia: voluntário Entreculturas compartilha experiência no SJMR Boa Vista

*Texto em espanhol

734 personas realizan sus trabajos como cooperantes en más de 100 países. Fernando Arnal Calvo es voluntario en Brasil y analiza la situación en que el país se encuentra en la pandemia y muestra un pouco del las acciones hechas por el Servicio Jesuita a Migrantes y Refugiados de Brasil.

Contexto. Brasil es contraste. Uno de los países más desiguales del planeta; con abundancia de recursos naturales frente al empeño de esquilmarlos; con numerosos movimientos sociales frente al populismo y la corrupción política más enraizada. El actual contexto político está marcado por el conflicto y la destrucción de todo lo conseguido. Los retos son mayúsculos: descontento político popular, altísimos niveles de trabajo informal, recorte de los derechos más fundamentales o recuperación del prestigio internacional.

El impacto de la pandemia y la respuesta ciudadana. La pandemia ha empeorado las condiciones económicas, de infraestructuras y de capacidad sanitaria que venían siendo denunciadas desde hace mucho tiempo. La sociedad civil y las organizaciones humanitarias han activado de manera inmediata para ofrecer una protección e integración que, a menudo, es negada por las instituciones públicas.

El voluntario Fernando Arnal (mascarilla naranja) realiza acciones humanitarias en las ocupaciones espontáneas de Boa Vista (RR).

En el caso de la frontera con Venezuela, la ciudad de Boa Vista, donde trabajamos, acoge a más de 40.000 migrantes de Venezuela, Haití, Colombia y Cuba. 5.000 personas llegaron a estar en la calle sin un lugar en el que vivir. Como respuesta a esta situación, se realizaron “ocupaciones espontáneas”, es decir, utilización de espacios públicos y privados abandonados para garantizar condiciones mínimas de vida. Familias brasileñas también abrieron sus casas para acoger solidariamente a las personas migrantes.

La cooperación es esencial para apoyar a la sociedad civil local, promover la garantía de los derechos humanos y sostener condiciones básicas de vida.

Es llamativo que esta situación ocurra en un país en el que la migración fue siempre una seña de identidad con una de las políticas migratorias más avanzadas del mundo.

El Servicio Jesuita a Migrantes y Refugiados es una de las instituciones que se han convertido en referencia en la atención a población migrante. Solo en 2019, atendió a más de 21.200 personas en áreas como protección, documentación, medios de vida, formación e inserción en el mercado de trabajo, traslados a otros estados de Brasil con mejores posibilidades laborales, asistencia a las ¨ocupaciones espontáneas¨.

Fernando Arnal Calvo – Voluntario Entreculturas

Deixe um Comentário